Blogia

pokit in a pocket

París tiene frío

El frío es un paisaje,
que serpentea
por las calles
que se enredan en París,
la oscuridad tirita
en los portales,
sin bufanda,
como si fuese
una danza
de invierno trival,
así se invoca
a la tierra del olvido,
así respiran las piedras
que una vez,
cuando la arena
tuvo un lugar en el destino,
cuadraron su voz
para conjugar el sentir.

Tras sus puertas,
cerradas bajo
las viseras de los edificios
que usan sombrero,
enmudecen mil bocetos
de mil historias,
una por cada noche
que el cielo
se detuvo en la gama
mágica del añil,
son fortalezas que olvidaron
el mecanismo necesario
de los abrazos clandestinos,
por eso París tiene frío
en sus calles de siempre,
por eso París tiene frío
en sus vidas de hoy.

"París tiene frío"
© Pokit in a pocket. chus alonso díaz-toledo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

mistura cuántica

Me entristece el ocaso
de los cuentos de invierno,
siento su sangre blanca
abatiéndose bajo la luz,
y mientras, tú, te gastas
entre palabras fotocopiadas,
y átomos absurdos
que se estrellan en el cristal.

No comprendo la razón
de los cobardes de voz,
no entiendo este destierro
que organizaron los colores,
a veces te recuerdo,
e intento reconocerte
fuera de ese teatro de palo
en el que repites tu papel.


"Mistura cuántica"
© Cambalache. chus alonso díaz-toledo.

en la noche

Tal vez me intuyas
entre la luz de la luna,
me gusta quedarme
donde firma su reflejo,
y ver cómo le das
la bienvenida al sueño,
mientras te acurrucas
bajo las sábanas,
y te envuelves en ellas,
como si el firmamento
te las qusiera quitar.

Hay noches que tienes
el sabor del mar en calma,
noches en las que vuelves
con los colores del día,
y las manos nos construyen
con estrategias de calor,
y en las bocas se besan
los labios del silencio,
y el silencio nos ocupa
en el espacio que dejó la voz.

"En la noche"
© Pokit in a pocket. chus alonso díaz-toledo.

Francisco Ayala

Francisco Ayala

dimensiones y moléculas


I- ESPACIO
Cambia la textura de la luz,
ahora es más densa,
fíjate cómo se extiende
sobre cada objeto,
sobre cada forma existente,
el universo es permeable
a su discurso esclarecedor,
y aquí, bajo la inmensidad
del resultado del tiempo,
dos razones olvidadas
marcan la frontera del suelo.
 

II- TIEMPO
Como un pensamiento atado,
o una ventana sin horizonte,
así discurren las sombras
que susurran, sus formas,
contra las paredes
borradas en blanco,
mientras el viejo reloj azul
derrocha segundos de hielo,
y el miedo se pierde
entre los pasos de un tango,
que tuvo veinte años para volver.


III- MATERIA
Tenían en sus modos
esa imprecisión que marcan
los nervios concretos,
se habían especializado
en el lenguaje inaplicable,
eran maestros en el arte
del plan imposible,
ellos, dos dioses del adiós,
ahora frecuentaban
el silencio de dos holas,
que ahogaban sus saludos
desde algún lejano mar.

Habían coleccionado
las figurillas persas
de un libro parisino,
esas que caían
desde las hojas,
cuando las páginas
decidían estornudar
a la altura del invierno.

Ellos las recogían
del abandono del suelo,
y las colocaban sobre
una estantería que flotaba,
continuamente, entre los dos,
ese era el lugar que tenían
para colocabar los deseos,
allí los podían ver claramente,
y fantaseaban sobre ellos
como si fuesen recuerdos,
hechos ya hechos,
ilusiones de carne y hueso,
imposibles de cicatrizar.


"Dimensiones y moléculas"
© El País de los Tejados. chus alonso díaz-toledo.

"intentación"

Quiso ser poeta,
y devolver la verdad
al dolor que duele,
por eso borró de sus letras
las metáforas,
y quemó las hojas
que pueblan
los suelos del otoño,
y abrió los mapas antiguos
de los lugares
en los que vivió su soledad.

Aprendió a rechazar el adorno
que falsifica la tristeza,
no quería llenar con plata
las noches de sus recuerdos,
porque la Luna no camina,
ni tiene memoria,
y en la noche hay noche,
mucha noche, noche
que huele a abandono,
y que se vuelve día
tras las cortinas de la verdad.

Intentó ser poeta,
y quiso que la muerte
tuviera el olor de la muerte,
y que las asusencias
volviesen a habitar los vacíos,
y cerró la boca
para evitar los besos,
y amenazó a sus manos
con las frases de los puños,
y se arañó con las caricias
que no volverían a acariciar.

Dejó sobre el papel
la palabra amor,
y el papel enmudeció,
y se agrietó al sentir su peso,
y describió la distancia
con la rotundidad de la lejanía
que no se llega a ver,
y tuvo miedo al decir temor,
y la sed empapó sus labios
cuando nombró la sal,
y se abrazó a la nada,
como se abraza el viento
a las horas del vendaval.

"Intentación"
© El País de los Tejados.
chus alonso díaz-toledo.

amarillo papel

Un viejo papel arrugado,
surcado por el tiempo,
casi gastado por los ojos,
de color amarillento lento,
con las esquinas perdidas,
sujeto a dedos que esperan,
manoseado como los juegos
donde se pierde el azar,
viajero de bolsillos vacíos
que son de paso incierto,
doblado en una cartera
a la que no le salen las cuentas,
o entre las páginas calladas
de un libro que quedó sin leer,
y que siguió viviendo a medias,
.
Un papel en el que cabe
la eternidad de todo el amor,
y la tijera impía del desamor,
cuadrilátero cuadriculado
donde se pelean los guantes
de Aristóteles, y los de Platón,
pensamiento, de hace tiempo,
para un árbol de puño y letra
que nació del romance diario
que tienen el agua, y el sol,
papel con tanto a sus espaldas,
y con mil frentes abiertos
con el sudor de sus batallas,
papel testigo del color del viento,
y también de la muerte de una flor.

"Amarillo papel"
© Pokit in a pocket. chus alonso díaz-toledo.

licor de nubes

Se derretirá la noche
con el calor del alba,
nos reconocermos
entre el alboroto
de las sábanas,
sentiremos ese olor dulce
que tiene el sueño,
cuando despierta en la piel.

Seremos los inmigrantes
de nuestros propios cuerpos,
y dejaremos para más tarde
las prisas de mañana,
mientras frecuentamos,
de nuevo,
el comienzo de todo
lo que llegó hasta aquí,
cuando la oscuridad
se prendía en los días de ayer.

La fertilidad de la tierra
será muda con las flores
que germinan del hastío,
y el viento quedará quieto
cuando seamos un rumor,
se decorarán nuestas manos
con el barro de las tormentas,
y diez estatuas de tacto
crecerán en las palmas,
diez motivos para la calma
que precede a toda revolución.

"Licor de nubes"
© Pokit in a pocket. chus alonso díaz-toledo.

función

Esa mujer que lanza
palabras al aire,
y se esconde
si se siente viva
en la realidad de su piel,
tiene una beso sin dar
atragantado en el pecho,
y una cita intermitente
en la calle de la soledad.


"Función"
© Pokit in a pocket. chus alonso díaz-toledo.

equus

No pude negarle la atención
al enemigo que llevo adentro,
ni ignoré el fuego plateado
que iluminaba nuestra soledad,
fuimos la ingravida gravedad
de un mundo sin prisas,
hecho a la medida del instante,
y alimentamos las venas fugaces
con puntos de estrellas,
con razones que se nos caían
desde el firmamento callado,
en una galaxia terrible, y espiral.

No quise renegar de la verdad
que conocí en mi yo más sincero,
callar sus exigencias diarias
era el mismo ejercicio inútil,
vestido con las ropas de siempre,
en el que el tiempo se perdía
sin dejar de mirar hacia atrás,
y fuimos la desnudez del momento,
y también la fragilidad del miedo
a las eternidades de mañana,
fuimos tanto, y fuimos sin nada,
sólo fuimos los dos otra vez.


"Equus"
© Pokit in a pocket. chus alonso díaz-toledo

renombrando el universo

Renombrar el Universo,
desde los quarks,
hasta el tiempo infinito
de los agujeros negros,
desde la estrella polar,
hasta el grano de sal
que se cae de la mesa,
y ver cómo el humo árabe
se enrosca con su discurso
en el aire sin viento,
y se enreda entre tu pelo,
mientras dejamos
un trozo de tierra jugando
al escondite en el suelo,
y metidos bajo él,
esperamos a que salga
por donde quiera el cielo.
 
"Renombrando el Universo"
© Pokit in a pocket. chus alonso díaz-toledo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Sur al sur

El calor vagaba sin tapujos
por las calles de mediodía,
entraba en la ropa tendida,
se enroscaba en ella,
buscaba entre la humedad
limpia de lo cotidiano,
también se asomaba
a las ventanas donde
nos duerme la siesta,
y se escondía bajo
los árboles de la sombra,
esperando a que alguien,
tal vez, lo saliese a buscar.

Yo me empapé con la certeza
de ese sur tan sincero,
era de cal, y de luna blanca,
y de paseos sobre el albero
que alfombra sus ferias,
era un sur valiente,
un sur hecho con caminos,
y con brotes nuevos,
por eso quise formar parte de él,
y desmigarme en su caldo,
como el pan en el agua,
y mecerme con su música
de aires, vestidos de azahar.

Sur, tan presente
como si no hubiera un mañana,
y sin embargo, tanto pasado
en la memoria de tus piedras,
y tantas tareas aún por hacer,
sur que no tienes altar,
y que profesas los domingos,
y también, todas las demás
fiestas que se han de guardar.

"Sur al sur"
(de vino, y de Córdoba, y de andaluza de ultramar)
© Pokit in a pocket. chus alonso díaz-toledo

epílogos sin enlatar

Se quisieron a las mismas horas,
se hablaron de las mismas cosas,
caminaron por los mismos dilemas,
se sentaron en las misma rocas,
comieron de los mismos sueños,
bebieron de los mismos besos,
y ahora, a causa de un roto
irremediable en el forro del tiempo,
pusieron sus olvidos a aprender.

"Epílogos sin enlatar"
© Pokit in a pocket. chus alonso díaz-toledo.

caja de latir

Me pregunto si alguna vez
querrás dejarme olvidado,
yo que tantas veces te negué,
muchas más de tres,
y sin embargo, sigues
siendo el motor de todo,
el impulso primario,
y totalmente necesario,
para volver a ver la luz
que llega con la mañana.

Te imaginé infinitamente frágil,
vulnerable como el cristal,
creí que no podrías...
... otra vez te miento,
la fragilidad era sólo mía,
y me avergoncé de ti,
de la franqueza de tu acto,
del tajante sentimiento
que exclamabas sin cesar,
y yo, con la espalda
llena de vueltas resueltas,
hacía como que no te oía,
mientras la vida me picaba
en cada luna, y en cada sol.

Me pregunto si alguna vez
tendrás que parar a tiempo,
si cortarás la película
en medio de una escena,
sin que importe mucho el lugar,
sé que no habrá espacio
para ningún epílogo concreto,
también sé que sabrás cuándo
llegará la hora anunciada,
y que descansaremos
tú voz, y mi silencio,
apenas a un segundo del suelo.

"Caja de latir"
© Pokit in a pocket. chus alonso díaz-toledo.

entre dos

Tendremos la piel despierta
para cuando nos llegue la luna,
nuestros poros serán
un almacén para las ganas,
en nuestras manos estarán
los secretos del placer,
y no habrá tiempo
más allá de nuestros cuerpos,
ni nacerán universos
fuera de nuestras caderas,
y seremos las respiraciones
del gemido más sincero,
como lo es el aire,
cuando se convierte en viento.

"Entre dos"
© Pokit in a pocket. chus alonso díaz-toledo.

visitando las noches

Estaré en el descanso de tus ojos,
cuando los sueños sean de papel,
te llegaré sin aristas que los rasguen,
con el silencio del amante secreto,
tatuado como una razón en el pecho,
y volverás a esconderte en mi piel,
por si la noche te durmiese
con los aires del viento a la contra.

La mañana hablará en tu boca
con el acento del gusto en la palabra,
y los sabores parecerán un verbo
conjugado por el tiempo de ayer,
nacerán escalofríos en los bolsillos
donde se enmudece el alma,
y volverán a amarrarse las ganas
junto una silla escrita, y olvidada,
y volverás a sentarlas en el desván
donde se te amontona el desdén.


"Visitando las noches"
© Pokit in a pocket. chus alonso díaz-toledo.

par

Mis manos
ya no pueden
ir más allá
de sus dedos,
amarradas
a dos muñecas
mudas
que no saben
pedir el pis,
ni dicen mamá,
o papá,
ni simplemente
un "ay",
cuando se caen
rotas donde
comienza el suelo.

Mis dos manos
no se quejan
de la falta
de espacios
que existen aquí,
donde mi mí
forma parte
de su yo,
y allá,
donde el mar
se tiende
a los pies
del viento,
derramo
los metros llenos,
metros repletos
de centímetros
ordenadamente
centesimales,
insolentes
en cada uno
de sus milímetro,
y de vibración
caótica
más allá del átomo.

Mis manos vuelan
cada tarde rumbo
a las ventanas abiertas,
creen que en ellas está
esa canción partida,
que una partitura
dejó a medias,
sonando junto
al sillón circular
que siempre
cerraba a deshoras.

Mis manos,
mis dedos,
mis letras,
y en el papel:
siempre ella.

"Par"
© Pokit in a pocket. chus alonso díaz-toledo.

neonato

Si creyese en ese parto
gestado dentro del vientre
incoherente de tus días,
posiblemente se secarían
los charcos que nombran
el tiempo mojado de abril,
no habría espacios útiles,
ni dimensiones cercanas,
y se perdería la capacidad
de vivir en el lecho de la calma,
tras decir adiós por última vez.

La oscuridad es húmeda,
en ella crecen los hongos
tóxicos de las añoranzas,
en ella vuelvo a las penas
de mis ya maltratadas venas,
en ella discurro en silencio,
como si el mundo fuese
una tumba a ras de piel,
y te retomo con los cuentos
de los siete enanos muertos,
mientras Blancanieves me pide
que no vuelvan más a volver.


"Neonato"
© El País de los Tejados. chus alonso díaz-toledo.

http://elpaisdetejadoschusalonsodiaztoledo.blogspot.com

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

estrella marina de cielo

De día es una estrella nacida
con los reflejos que surcan el mar,
y en la noche
cae desde el fondo del cielo,
bordada con brillos de ocho puntas,
mientras se abrazan
las brisas de oriente
en el origen despierto de mi paladar.

Tiene la calidez del mediodía
reposando sobre sus hombros,
son de plata y arena,
y los pasea por los caminos nocturnos
donde el silencio vive de su propia voz,
esos senderos que llegan más allá
de donde la ciudad duerme callada,
y que se extienden
hasta donde los sueños
comienzan sin los ecos falsos de la voz.

El viento de levante la quiso
con el sabor de la luz morena,
mientras poniente
firmaba letras
que me hablaban con certeza de su olor,
y en el agua se mojó la sinceridad
de los deseos a solas,
y en los rizos de espuma,
y en el azul infinito,
brotaron las historias
líquidas desde el fondo de la sal.

Y así fue que ella se convirtió
en el paseo de mis mismas huellas,
y en los atardeceres diarios
preparamos nuestra calma secreta,
tras las horas sedientas del sol,
y se acunó con las nanas de mis lunas,
mientras el tiempo nos vestía
con la desnudez de los poros atentos,
y en la espera de los ojos
se enredaron los cuerpos
y no quisieron rechazar
el calor de las caderas que no tienen dios.

"Estrella marina de cielo"
© Pokit in a pocket. chus alonso díaz-toledo.

dejadez

Dejé de esperarte
tras el color de las noches,
y frente a las olas de sal rizada,
esas de susurros azules
que solía contarme el mar,
dejé de esperarte
en el país de los abrazos,
y en las fronteras del miedo,
y en los mundos inquietos
a los que no llegaste a llegar.

Dejé de buscarte
con los sueños despiertos,
dejé de soñarte
en la cama donde yacían
los restos de la soledad,
y dejamos de ser
parte de lo que fue nuestro,
mientras el tiempo
se callaba como si nunca
hubiese sabido hablar.

Dejé de pensarte
como si fueses fiesta,
coleccioné tus silencios
de cada momento,
y los guardé en la luz
abierta del viejo ventanal,
dejé de esperarte,
dejé de buscarte,
dejé de pensarte,
como se deja un día
de poderte respirar.


"Dejadez"
© Pokit in a pocket. chus alonso díaz-toledo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres